RINCÓN POR RINCÓN: LEÓN

RINCÓN POR RINCÓN:  LEÓN
La catedrál y al fondo montes nevados

29 sept. 2011

NOTA CULTURAL


Aparecen por aquí comentarios sobre deporte, pero todos sabemos que por desgracia es imposible evitar que política y deporte se den la mano.

También es inevitable que el deportista al tiempo que crece como atleta, crezca como persona y por eso debe de formarse en todos los aspectos de la vida. Tan importante es saber rechazar una medalla, como discernir entre la gran cantidad de mentiras con las cuales nos hacen dóciles en la sociedad moderna; contra eso hay, libros, conferencias, artículos que nos acercan a "otra realidad", documentales como: La doctrina del shock ; America freedom to fascism; Inside Job –(trabajo interno); Network (trabajo neto); The fog of war 11 lessons of r macnamara; La corporación; Whisky Romeo Zulu; Yo presidente; Zeitgeist, Sicko etc.
Se comenta por ahí... "De lo que te cuenten, no te creas nada, de lo que veas ni la mitad".

Tanto en política como en deporte, la bandera de la corruptela ondea demasiado a menudo en lo más alto del mástil; desde las delegaciones hasta las más altas instituciones políticas e incluso deportivas, los cargos parecen perpetúarse por años y los mismos aparecen en todas las listas donde hay un buen sueldo, convirtiendo eso que llaman democracia, en palabras vacías; donde el pueblo nada pinta, a excepción de recibir las balas que surcan los aires y no al azar precisamente.

Comentamos aquí cosas ya pasadas, pero a día de hoy, la crisis a la que nos obligan a enfrentarnos domina la vida de una gran parte de los ciudadanos del mundo mal llamado "libre"; los más grandes entre los grandes, están tan afianzados en sus papeles, que toman drásticas decisiones, tanto a nivel político como económico, completamente seguros de que a ellos nada les va a pasar, y de momento así está siendo.

Los estados están gobernados por la economía más radical y feroz (no importan las muertes si hay beneficio), en vez de estar gobernados por la sensibilidad hacia la población a la que le deben la poltrona; así se explica que aquellos que colaboraron enormemente para llevarnos a la crisis hayan sido "salvados" con el dinero de los contribuyentes a los que estos mismos explotaban con licencia del sistema económico y de los respectivos gobiernos.
Ahora se permiten el lujo de invadir países en aras de la "defensa ciudadana" (osea: "defensa de sus propios intereses"), de cambiar leyes a su antojo, llevándonos a la miseria, y a los tiempos de los señores feudales; tienen en sus nóminas (negras o rojas) a los más altos cargos políticos, que por si no sangrasen poco a la población con sus escandalosos sueldos, no perderán de vista que el final de su vida política llegará la recompensa (favor con favor se paga).

Y mientras tanto cientos de miles de niños mueren en África, pero nos queda tan lejos... ¿verdad?...