RINCÓN POR RINCÓN: LEÓN

RINCÓN POR RINCÓN:  LEÓN
La catedrál y al fondo montes nevados

24 ene. 2012

PERDIENDO LA MEMORIA

                                                                 LA MEMORIA

Según la Wikipedia:

La memoria es una función del cerebro y, a la vez, un fenómeno de la mente que permite al organismo  codificar, almacenar y recuperar información. Surge como resultado de las conexiones sinápticas repetitivas entre las neuronas, lo que crea redes neuronales (la llamada potenciación a largo plazo).

El hipocampo es la parte del cerebro relacionada a la memoria y aprendizaje. Un ejemplo que sustenta lo antes mencionado es la enfermedad de alzheimer que ataca las neuronas del hipocampo lo que causa que la persona vaya perdiendo memoria y no recuerde en muchas ocasiones ni a sus familiares.
En términos prácticos, la memoria (o, mejor, los recuerdos) son la expresión de que ha ocurrido un aprendizaje
”.

La perdida de la memoria, no solo nos lleva al alzheimer, nos lleva también al olvido,  a la “desmemoria”, a la falta de recuerdos, o tal vez sea más propio decir a la amnesia, porque algo siempre se recuerda, aunque sea solo durante un minuto.

La memoria, es algo intrínseco al ser humano, algo necesario para la supervivencia diaria, un concepto ligado a las palabras vida y muerte, (sobre todo si nos olvidamos de cerrar el gas).

Nos permite la memoria guardar, atesorar e incluso sufrir con los recuerdos, pero también ellos son necesarios para nuestro desarrollo como individuos, se agolpan los recuerdos, los desenterramos, incluso vemos imágenes a veces reales a veces imaginadas de aquello que pensamos que sucedió, aunque luego la realidad de vez en cuando nos demuestra que no sucedió como lo recordábamos.

Hoy en día ya no desenterramos solo los recuerdos, sino que desenterramos una parte muy triste de la  historia de España, que por desgracia no forma parte de esos recuerdos imaginados, ya que los huesos de los muertos, nos demuestran que hubo un tiempo en que vivieron y otro en que fueron asesinados.

Hoy aún son muchos los familiares que desean recuperar los restos de sus antepasados ¿que tiene eso de malo?, supongo que alguno aún albergará odio en su corazón; pero en mi opinión, la mayoría pasa  ya de bandos y lo que quiere es recuperar esa parte del árbol genealógico que le han robado a causa de los muchos desmanes que causan las guerras.

Hoy, precisamente hoy; paradojas de la vida, la injusticia disfrazada de justicia está juzgando a un juez, por defender el derecho a recuperar la información que está almacenada en forma de huesos en las muchas tumbas que hay en España.

Tal vez no se le juzgue por lo que ha hecho, sino por lo que podría haber hecho de continuar por ese camino; tal vez se le juzgue para que no pueda exigir responsabilidades a unos u otros; tal vez para que otros jueces tomen nota y no continúen por ese camino.

Hace solo unos días ha muerto un conocido político; con toda seguridad unos guardarán un grato recuerdo de su persona, pero tal vez haya otros que no querrán olvidar el daño que les hizo a ellos o a sus familiares. Tanto unos como otros podrán codificar los datos almacenados en su memoria, pero los “otros”, los muertos solo lo podrán conseguir por medio de sus familiares vivos.