RINCÓN POR RINCÓN: LEÓN

RINCÓN POR RINCÓN:  LEÓN
La catedrál y al fondo montes nevados

12 mar. 2012

ANILLO DE PICOS DE EUROPA EN INVIERNO (2012)

Jesús Martinez Novas, junto al archiconocido Salvador Calvo y al muchísimo menos conocido (hasta ahora) Pablo Manuel Villa y por iniciativa de Salva han decidido lanzarse a conquistar un nuevo reto, realizar el anillo de Picos en temporada invernal y en poco más de cuarenta horas, pasando por todos los refugios.

De Salvador Calvo, poco se puede decir que no se sepa ya, experto en largas distancias y ganador de míticas pruebas es una garantía para cualquier reto.

De Jesús, un hombre que tiene en el zurrón siete ochomiles podemos dejar este comentario que le hicieron en una entrevista hace algún tiempo:

¿Hay que estar locos para afrontar semejante aventura?

“No estamos locos —se apresura a decir Jesús Martínez Novas—. Quien dice eso muestra una gran ignorancia del mundo de la montaña. Cuanto más arriesgado es un deporte, más cuerdos deben estar quienes lo practican. El montañero es una persona muy cuerda y tiene que medirse muy mucho sabiendo lo que va a hacer”.

De Pablo Manuel Villa, el menos conocido de los tres y el más joven con diferencia, podemos decir que asimila las lecciones con humildad y paciencia y que sabe valorar como pocos las oportunidades que ha tenido de aprender.

Aquí vemos una foto de los tres después de la cena en Posada de Valdeón.


El reto tenía mucha, mucha miga, esto no es el himalaya, son los Picos de Europa, que como dice una lugareña, tantas vidas se ha cobrado y se seguirá cobrando. Son muchas las cuestiones a tener en cuenta, no se trata solo de hacer escalada, sino de recorrer una distancia de más de cien kilómetros coronando todas las zonas de paso de los distintos macizos en el menor tiempo posible.


Como se ve en la foto de arriba, el material empleado no es nada del otro jueves, y como material técnico, únicamente unos crampones y un piolét cada uno. Habrá pasos muy delicados, pues en principio no va a haber paradas y la noche es la noche y si la gente pierde la vida con la luz del sol, se pueden imaginar lo que podría suceder a la luz de la luna.

Estos son los héroes, o los locos, según se mire, Pablo Manuel Villa, Jesús Martinez y Salvador Calvo.


En la foto de arriba son las cinco de la madrugada del sábado día 10 de marzo, y a las cinco y cinco tomarán la salida con mucha ilusión, pero conscientes de lo que se juegan.

Unas fotos de Posada de Valdeón, lugar elegido para la salida.





Ramón (El Maestro), un hombre sabio en esto de la montaña y en otras muchas cosas, con muy buen criterio, ha decidido apoyar en la tarea, mediante una serie de contactos en diversos puntos del recorrido por si necesitasen algo.


Puede que su experiencia y su gran conocimiento de la zona haya ayudado mucho más de lo que cualquiera se puede imaginar, pues no estamos ante un reto cubierto por los medios; sino ante un reto humilde, casi invisible si no fuera porque algunos se van enterando del acontecimientoa lo largo del recorrido .







Nos dirigimos al puerto de Aliva, donde esperamos tener el primer contacto con los tres valientes...


Ramón, que se conoce al dedillo cada zona por donde van a pasar, es además capaz de hacer cálculos exáctos sobre la hora en que pasarán por cada sitio, aunque añade "nunca se sabe, si pillan la nieve blanda se les va a hacer muy duro".
El maestro intenta enseñarme, donde se encuentra cada pico, cada collado, pero yo le insisto que soy un negado para los mapas, siempre me dirijo al lado contrario del que debería, el aún así y todo insiste.



Afortunadamente el primer punto de encuentro se produce dentro del tiempo establecido.





Aquí se ve con detalle el primer encuentro, Ana Bustamente y Pablo Criado, dos corredores de largas distancias, han decidido colaborar, de modo que generosamente, se vinieron desde Santander para traer chocolate y te caliente para sus amigos Salva, Jesús y Pablo Manuel.





No hay mucho tiempo que perder, de modo que el repostaje es rápido...






De modo que tras las últimas fotos con sus amigos retoman rápidamente el camino...




Nosotros aún tenemos tiempo y proseguimos un rato más la charla con la pareja y nos hacemos también algunas fotos, antes de que nuestros amigos vuelvan por donde han venido,porque estos acontecimientos son poco habituales, de hecho Pablo en principio era uno de los integrandes de la expedicción, pero un acontecimiento de última hora le impidió participar.

Estas gafas tan molonas, me las dejó Carlos (Bicicletas Carlos), han hecho ya más de una Titan Dessert, y pensó que me serían de utilidad para amortiguar el sol de las alturas, además me contó una fórmula para afrontar estos retos a base de hidratos de carbono y te, que en opinión de Jesús que fue el que se lo bebió casi todo es una maravilla.



Ramón y yo nos volvemos camino de Sotres, donde se producirá el próximo encuentro...



 

Nos situamos al lado de este paraje para zamparnos un bocata, hemos madrugado mucho y hay hambre, pero además es que tenemos aún mucho tiempo por delante hasta que lleguen.















Llegados a Sotres, nos dedicamos a pasear y hacer unas fotos...









Hasta que por fin aparecen al trote por una de las calles del pueblo...





Aprovechan para cambiar algún calcetín, camiseta o lo que se tercie y alimentarse de nuevo, incluso Jesús hace una pequeña demostración, sobre la utilidad de un todo terreno...





















Tras la marcha de los chicos, la gente hace preguntas, tiene curiosidad, algunos pensaban que la aventura se había terminado, pero cuando se enteran de que esto no ha hecho más que comenzar, algunos insisten aún más con las preguntas, yo que de esto no tengo mucha idea se los paso a Ramón que va explicado paso a paso por donde va a ir el recorrido y cuando se piensa que termina.

No estamos en un sitio cualquiera, aquí hay gente que conoce bien la montaña y sabe de que va, y es entonces cuando yo comienzo a comprender la magnitud de esta empresa que yo en mi ignorancia consideraba difícil, e incluso peligrosa, pero no de tan grandísimo nivel como dicen por aquí que es.

Algunos piensan que puede que haya habido montañeros por la zona y hayan abierto huella, pero no, no los hubo, lo que significó trabajo extra para los chicos, se habla de palas, de colladas, de zonas hambrientas de montañeros, de canchales, canales y yo que se cuantas cosas más; se va creando poco a poco la magia que te empuja a la emoción y yo voy sintiéndome parte de esto y a mientras escucho, siento y a medida que siento vibro, me emociono y sufro como ellos.
 




Nosotros seguimos deambulando por el pueblo, pues nuestra próxima cita será ya en la mañana del domingo en la zona de Bulnes, aquí no hay un refugio propiamente dicho (o eso creo), pero o lo hubo o por algún motivo es también paso obligado...










Paseando por este hermoso pueblo, nos comentan que la cosa está complicada por allá arriba. Como nada podemos hacer, seguimos caminando hasta la hora de la cena. Mientras tanto, me dedico a sacar fotos de algunos rincones de la localidad.













Comienza otro nuevo día, estamos en la zona del Cares (Poncebos creo) y tendremos que subir por encima de Bulnes, al final nos cuentan que esperan llegar sobre las doce y para allá vamos...





















 




















A partir de aquí vamos a ver una bajada vertiginosa, no solo por la pendiente, sino por el terreno que no da tregua; este es un buen momento para recordar a alguno que piensa que aquí no se corre lo equivocado que está, aquí se corre, y muchoLas condiciones bastante complicadas, eso si que es cierto, con mochilas que en el mejor de los casos llevan dentro algunos kilos; ya solo con los crampones añadimos un kilo a la mochila, si añadimos el piolet, otro kilo y medio, bebida, indumentaria y demás condimentos pueden hacer subir mucho el peso de la mochila. Pero es que además salvo casos extremos como el de nuestro querido Jesús Martinez, la ropa no es específica de carreras cortas. Desde luego no vamos a ver correr a mucha gente subiendo al Urriellu o a Collado Jermoso por poner un par de ejemplos, pero ¿que marca podría hacer un excelente corredor con todos los aparejos que hemos citado arriba sujetos al cuerpo?.
Ya va siendo hora de dejar de hablar por hablar y comenzar a comprender que en el mundo hay más gente aparte de uno mismo, que hay deportes como este donde se sufre de verdad y donde los participantes lo dan absolutamente todo, lo que tienen y lo que no tienen, y a veces por desgracia hasta la vida.

Y dicho esto, si alguien quiere ampliar la imagen, solo tiene que hacer "clic" en las teclas ctrl y + hasta alcanzar el aumento que guste.

























Por aquí asoman, comanda ahora Salva, que en cuanto nos ve, esboza una sonrisa, esa sonrisa eterna que lleva con el a todos sus retos; esa sonrisa que esconde la fatiga y el sufrimiento de los demás y de sí mismo.




















Llegados a Poncebos, de nuevo a renovar vestuario y a alimentarse un poco antes de salir pitando...




PIOLET
 CRAMPONES

 VENTE PA CA TÍO...


Aquí cogieron caminito para arriba y desaparecieron en las alturas en un par de minutos...
Nosotros agarramos la furgo y nos fuimos directos a los Lagos de Covadonga, allí tendría lugar el penúltimo encuentro, en una zona denominada "El pozo del alemán".






EL PAISAJE COMO SE PUEDE VER DEMOLEDOR, Y ESPECTACULAR...







MADAME MILA...
MADEMOISELLE PATRICIA

LOS ABUELOS DE PABLO




¡Por fin! por ahí vienen ya... al trote.










El tío Manuel, dijo que "a tomar por el saco los geles", "¡hala! a comer todos como hace falta o para casa", por supuesto los tres decidieron pasar por el aro y comieron de lo lindo.


Este es el espía última generación de Salva, (lo saca todo).
Como se ve hay zapatillas que duran y duran, Jesús no quiere saber nada de tirarlas, de modo que para la próxima ocasión volverán a cumplir su función, total solo tienen 16 años...
Parece que este material de última tecnología ha causado furor en el Anillo de Picos.









De aquí al final, serían sobre las cinco de la tarde del domingo, quedaba una parte aún muy dura, y a la dificultad habitual había que añadir el cansancio acumulado y otra vez la noche.














Estas zapatillas son las Canadian que se compró Ramón en Conty Intersport, porque las de Jesús habían quedado inutilizadas como se puede ver en la foto de arriba, de modo que ya me queda totalmente claro, que las zapatillas de running como le llaman ahora a correr, sirven también para la alta montaña, para la nieve, el hielo y todo lo que le eches.




Y PARA FINALIZAR:  FOTO DE FAMILIA


CONCLUSIÓN:

Hemos hablado aquí, de un reto extraordinario y único; pues nadie se había atrevido a llevarlo a cabo; quien sabe, puede que alguno se apunte ahora, pero ya no será igual.

Recorrer el anillo de Picos de Europa pasando por todos los refugios con el inconveniente de la fecha invernal prevista, 10-11 de marzo a saber: Collado Jermoso, Cabaña Verónica, Ándara, Urriellu, Cabrones, Bulnes, Vega de Ario, Vegarredonda, Vega Huerta y Vegabaño en aproximadamente unas cuarenta horas.

Los componentes, los leoneses Salvador Calvo, y Pablo Manuel Villa y un gallego extraordinario Jesús Martinez Novás.

La idea surgió de Salva, hacía algún tiempo, y en principio la pensaba realizar con Pablo Criado un compañero de aventuras en algunas de las pruebas más complicadas del mundo. Posteriormente surgió un problema que impidió a Pablo realizar la hazaña y ocuparon su lugar primero Pablo Villa y posteriormente Jesús Martinez, uno de los múltiples amigos de Salva que cuenta con una gran experiencia ante cualquier tipo de dificultad (ha subido siete ocho miles).

El fin de semana del 10 al 11 de marzo de 2012 quedará para los anales de la historia entre los aficionados a la montaña, la salida desde Posada de Valdeón y la llegada a Soto de Sajambre.

Las dificultades eran no solo reales, sino inmensas; excesivas en opinión de algunos lugareños y de otros entendidos, hartos de patear muchas de las zonas de estas rutas a lo largo de su vida, en ocasiones con motivo de algún desgraciado accidente de los muchos que han provocado estas montañas.

De todos modos, incluso los que criticaban lo arriesgado del proyecto, dejaban traslucir su admiración por los tres integrantes del grupo; incluso alguno se hubiera apuntado de haber tenido “unos cuantos años menos” rememorando hazañas dignas de haber sido escritas.

Tras la gesta podemos decir que tanto unos como otros tenían razón, realmente se la jugaron en algunos momentos, y hasta puede que tal vez un pelín más de lo que aconseja la prudencia.

Felizmente no hubo que lamentar desgracias, salvo los pequeños problemas habituales cuando recorres más de 100 kilómetros en condiciones extremas. Todo el mundo cuenta con el frío en estas fechas, con el hielo, los diversos tipos de nieve, desniveles escalofriantes, pero la noche siempre es la noche, y la montaña tiene duendes que no siempre están de buen humor.