RINCÓN POR RINCÓN: LEÓN

RINCÓN POR RINCÓN:  LEÓN
La catedrál y al fondo montes nevados

29 may. 2012

INTEGRAL VALDECEBOLLAS 2012 Y PRIMER CAMPEONATO REGIONAL DE CARRERAS POR MONTAÑA


Otro madrugón en fin de semana, como si no tuviéramos bastante con los días de diario; si la semana el viaje me llevó a Cabezón de la Sal a ver a Pablo; esta vez el destino no me alejaría mucho del anterior; otro Pablo, desvío en Aguilar de Campoo, y tras unos pocos kilómetros más hasta Barruelo de Santillán, (nombre difícil de memorizar), desde donde se daba la salida a las ocho de la mañana.


El viaje resulta bastante agradable; sobre todo desde que te acercas a la “zona verde”, pero más aún a partir de Aguilar; donde parece que se respira paz a raudales y espero que no me tengan que corregir esta apreciación.


42 kilómetros de nada, y algo más de 4000 metros de desnivel acumulado, para cerca de un centenar de selectos corredores.


Además del habitual Integral de Valdecebollas (otro nombrecito...), se celebraba también y por primera vez el I Gran Premio de Carreras de Montaña en forma de Campeonato de Castilla y León


No me suelo explayar mucho en estas cosas, pero visto lo visto, esta vez, el cuerpo me pide marcha; para mí ha sido una carrera especial, con un ambiente especial y una gente especial, comenzando por Eladio al que conocí en el campeonato de España y al que espero ver en alguna otra ocasión más, pasando por Alma a la que creo haber conocido en otros tiempos y en el mundo del atletismo, y añadiendo desde el último en entrar al primero en atravesar la línea de meta.


Tal vez me llamen exagerado, y puede que tengan razón (soy un recién llegado), pero al contrario de lo que sucedió en “el soplao”; creo que aquí todos sabían donde se metían y no solo eso, sino que pude advertir como algunos de los últimos en llegar, lo hacían con mucha reserva en el depósito, y con esa sonrisa en la boca que te da el saber que podrías haber dado más de haber querido, a esto le llamo yo ser profesional.


Lo poco que pude ver del recorrido, me gustó mucho, tramos realmente complicados (técnicos les llaman); la bajada a la explanada que se verá en las fotos tras crestear un rato, tenía un poco de todo; desnivel, raíces duras como piedras, pequeñas zonas de pedregal, y un pequeño hoyo donde entraba en algunas zonas poco más de un pie, luego parece que había un tramo final desde los molinos también bastante duro, en fin un poco de todo para disfrutar al máximo.
En fin de momento, la mejor carrera por montaña a la que he asistido, el próximo año volveré, por supuesto de espectador, con algún otro atleta o simplemente a hacer unas fotos.