RINCÓN POR RINCÓN: LEÓN

RINCÓN POR RINCÓN:  LEÓN
La catedrál y al fondo montes nevados

27 ago. 2013

LAS COSAS DEL CORRER

Las cosas del correr

Tal vez no descubra nada nuevo, sobre los enormes beneficios que reporta esto de darle a la zapatilla, pero voy a intentarlo; y sin querer robarle protagonismo a un tal “Moisés”, vamos con diez preceptos. Con su permiso...

En primer lugar, tengo que decir que el primer beneficio de correr es el hecho de no estar parado.

El segundo no por más evidente, es más conocido; corriendo se viaja, aunque solo sea a un par de kilómetros de nuestra casa.

El tercero tiene mucho que ver con la perspectiva, pues solo cuando corremos somos conscientes de que no se ve lo mismo desde arriba que desde abajo.

El cuarto tiene mucho que ver con el volumen, pues a mayor distancia recorrida, más cansancio acumulado, y a mayor cansancio, menos ganas de aumentar el volumen.

El quinto es como el cuarto, pero relacionado con la proporción y el tiempo; entre más peso, menos velocidad; y entre más tiempo, menos peso.

El sexto forma parte del mundo del conocimiento, ya hemos dicho que correr tiene que ver con viajar, pero no habíamos hablado nada sobre conocer a otros, que caminando o corriendo, dan y reciben sin haber pedido nada.

El sétimo está emparentado con la teoría de la relatividad; una misma distancia no es percibida del mismo modo, por todos los corredores, de hecho, no hay dos apreciaciones iguales sobre una misma carrera.

El octavo, va de sociología; a mayor velocidad, la posibilidad de entablar relaciones, disminuye; es más, si eres demasiado rápido te quedas solo.

El noveno tiene mucho que ver con la experiencia, pues solo los que han roto muchas zapatillas, saben que no se disfruta más por correr más rápido, sino por correr a gusto, sin que influya para nada la velocidad.


El décimo, no tiene que ver con ninguno de los otros y sin embargo, puede parecerse a cualquiera de ellos. Si te gusta correr, corre, y si no, pues no corras, pero deja de criticar a los demás de una puñetera vez.

19 ago. 2013

PRÁCTICAMENTE IMPOSIBLE

Es prácticamente imposible no asombrarse ante los acontecimientos que estamos viviendo estos últimos años. Tal vez debería decir ante esa respuesta de “hechos consumados” que la ciudadanía escucha como una letanía y acepta en gran parte de buena fe.

Los que manejan el timón de este barco que lo mismo podría ser España que Europa o incluso el mundo entero, gobiernan sin ningún sonrojo para los ricos, y solo para los ricos, gracias al resto de la humanidad, por lo general tan amable y tan cándida que piensa que la única solución a sus problemas está en las próximas elecciones.

La masa, generosa hasta límites insospechados, es capaz de justificar los mayores desmanes de nuestros políticos y a veces hasta es posible escuchar halagos de los correligionarios de turno.

Hay varias claves para entender esta postura, por el lado de nuestros gobernantes, tenemos al “maldito parné”, ese “poderoso caballero” del que hablaba hace ya algún tiempo uno de nuestros ilustres escritores.
 Hablar de dinero y no hablar de poder no tiene ningún sentido, pues inevitablemente van de la mano. Hablar del vil metal y no hablar de la corrupción que este genera es inevitable, y encontrarnos sinsentidos al respecto es el pan de cada día, y como ejemplo se me ocurre acudir a la relación existente entre la iglesia y el capital a lo largo de los siglos.

Por el lado de los gobernados (tal vez deberíamos decir “desgobernados”), tenemos una herencia de cientos de años, viejas costumbres en las que nos han querido dejar bien claro, que, para que el mundo sea mundo, tiene que haber señores y vasallos, amos y criados, poderosos y chusma.

Afortunadamente, hubo épocas de la historia de la humanidad en la que algunos valientes, (muchos de ellos mujeres), se tiraron de cabeza por el precipicio de las reivindicaciones, y gracias a estas personas sin monumento conocido, el mundo fue cambiando poco a poco a mejor.

Ahora que ya prácticamente todos somos creyentes, sigue resonando en nuestros oídos aquello de “ten fe hijo mío”, como si rezando un padre nuestro se resolvieran nuestros problemas terrenales (que para los ricos son los únicos que cuentan).


Menuda herencia la que hemos aceptado recibir; que nos hace ver el azote del hambre, como una forma de acercarse al cielo, mientras los que más se afanan en propagar “su fe” comen sin duelo y lo que es peor, sin remordimiento; en vez de ver niños y mayores desnutridos, que necesitan la ayuda del prójimo, es decir la suya, la tuya y al mía.

16 ago. 2013

MUERTE DE UN CORREDOR

Los que siguen de cuando en cuando este blog, habrán dado buena cuenta de un par de artículos que podéis releer aquí:





Pues bien este será el último, puesto que el desgraciado fallecimiento de su protagonista, hace imposible la continuación.

El corredor en cuestión fue ingresando poco a poco en el gremio de tantos y tantos corredores que toman “alguna ayuda” a la mínima (por si las moscas); tal vez por inercia o porque el enantyum dejara de hacerle efecto,nuestro protagonista se pasó al Inzitan esperando un efecto más inmediato y duradero.

Aderezaba los corticoides con diversos geles, barritas, gominolas y prácticamente probaba todo lo que salía al mercado. La cerveza a diario, (por supuesto) y algún traguito completaban la dieta deportiva.

Este pasado sábado a eso de las seis de la madrugada encontraron su cuerpo a pocos metros de una de las balizas que marcaba el camino al tercer avituallamiento de los cinco que contaba la prueba en cuestión. Nadie sabe si se perdió o se sintió mal y buscó amparo bajo el árbol donde le encontraron.

Era un hombre poco conocido en el mundillo, aunque algunos le recuerdan porque charlaba con cualquier desconocido como si fueran amigos de toda la vida; y por el montón de preguntas que hacía respecto a las carreras, en concreto sobre qué cosas había que tomar para mejorar el rendimiento.

Evidentemente, no era este el camino, si nos atenemos al resultado final.

En el informe aparte de un montón de palabrejas raras, se habla de muerte por “Pancreatitis aguda necrótica, asociada a un fallo multiorgánico generalizado y una complicación de “abdomen agudo” (o algo parecido).
Al parecer nuestro corredor, sufrió un proceso inflamatorio agudo en el páncreas, acompañado de una gran hemorragia, tanto dentro como alrededor del citado órgano.

Las únicas referencias de unos pocos testigos, hablan de ciertos dolores abdominales y vómitos en los primeros kilómetros; y a partir de ahí, se le perdió la pista y nadie puede aportar más datos.

Como desencadenante de la muerte, una mezcla fatal de corticoides y alcohol, pero sobre todo un claro abuso de los primeros. No es ciertamente habitual un fallecimiento por estas causas, pero las circunstancias personales y el momento (una carrera de larga distancia por la montaña) han sido los desafortunados ingredientes del fatal desenlace.

El Doctor Astasio; gran conocido, en los círculos deportivos de nuestra ciudad, respondiendo a algunas preguntas en relación a este suceso, ha querido dejar claro que una cosa es el deporte sano y otra la desmedida sed de fama que parece ser, padece cierto número de corredores. Ha querido dejar claro que los medicamentos tienen su función, su momento y su dosis que nunca debe marcar el propio paciente, que por lo general desconoce las consecuencias de la ingesta y abuso de corticoides, esteroides y otras sustancias que se han hecho casi habituales en algunos círculos, y que no buscan el beneficio del corredor, sino negocio puro y duro.

La gran mayoría de corredores, desconoce las consecuencias que se esconden tras productos muchas veces de andar por casa; para que nos hagamos una ligera idea; la inhalación de una dosis terapéutica de formoterol (un broncodilatador), puede dar un índice superior a 40 nanogramos por mililitro en un análisis; lo que se considera un resultado positivo a efectos de doping; evidentemente nada que ver con la muerte, pero estaremos ya, siguiendo un camino equivocado.

Añade el Doctor Astasio que “los atletas deben desconfiar de aquellos entrenadores de gatillo fácil a la hora de buscar ayudas externas. Hay un dicho bien conocido por todos que dice: “zapatero a tus zapatos”.


El cuerpo es una máquina casi perfecta, pero precisa un mantenimiento mínimo; si insistimos en romper las reglas, al final dirá ¡basta!, y puede que por última vez”.

13 ago. 2013

VILLALFEIDE-POLVOREDA 2013

Villalfeide
Interesante y competitivo fin de semana; mientras un tal Pablo Criado, rebajaba el récord, que nuestro paisano Salvador Calvo había logrado hace poco más de dos semanas en el Anillo de Picos de Europa; otro Pablo competía en Villalfeide, junto a su colega Manuel Merillas, que dicho sea de paso, no llegaba en su mejor momento de forma por culpa de un problema estomacal. Ambos corredores están ultimando ya los detalles finales, que les llevarán a formar pareja, en unas semanas, en el que será uno de sus objetivos más importantes de esta temporada para los dos.

Este año la federación territorial apostó por incluir esta prueba en su calendario, lo que atrajo a algunos gallos que están despuntando en la especialidad, amén de algunos responsables de la misma.
La organización se ve que no es la primera vez que realiza este cometido, pues hay que decir que todo fue a las mil maravillas.

Llegas a este lugar pensando que te vas a encontrar una carrera “de pueblo”, y la primera sorpresa que te llevas es el montón de público asistente y la cantidad de gente ayudando en los preparativos; no hay grandes desniveles, tampoco grandes distancias ni enormes exigencias, sin embargo, si que nos encontramos con alguna zona técnica muy interesante y un recorrido muy agradable para aquellos que quieran iniciarse en carreras más duras en un futuro.

Hizo mucho calor este domingo, lo que complicaba aún más las cosas para aquellos que no están demasiado acostumbrados a los rigores climáticos, pero que sin embargo no pareció hacer mella en los participantes, que fueron completando el recorrido cada uno a su nivel, pero todos con una gran dosis de ilusión que es lo que se precisa para estos lances.

Y vamos a dejar las palabras para pasar a los testimonios gráficos que servirán de recuerdo a muchos participantes.

Las fotos (poco más de 200) se irán subiendo estos días aquí:



6 ago. 2013

IV TRAIL VALGRANDE-PAJARES. (Campeonato de Asturias de carreras de montaña).

Esta era la primera vez que acudía a esta cita que creo que organiza el bueno de Santi.

Uno nunca deja de admirar y de admirarse por las sensaciones que le transmiten las montañas; igual da ir a un sitio que a otro todos tienen su encanto, sus líneas, sus curvas, pero sobre todo esa percepción de la realidad que te pone en tu sitio, que te recuerda cada minuto lo pequeño que eres.

Vistas así las cosas, no es de extrañar que los corredores disfruten de lo lindo corriendo por estos espacios naturales, donde lo mismo puedes encontrarte un oso que una vaca pastando sobre pendientes imposibles.

Estamos en los límites de una realidad administrativa, empeñada en marcar, delimitar, poseer, en este caso con un alambre de púas, como si las montañas no fueran de todos. Uno se imagina a asturianos y leoneses pegándose tiros porque un animal ha cruzado la línea y está pastando fuera de sus límites artificiales. Por lo que se ve, no es sencillo conciliar la naturaleza con la economía, y así nos va.

Respecto a la carrera, yo creo que priman los halagos, un comentarista de lujo (el gran Depa), una señalización prácticamente perfecta, ilusión y cooperación por casi todos los lados, ambiente festivo y hasta los corredores que necesitaron tres horas más que los primeros para llegar a meta, pasaron bajo esa especie de arco del triunfo, sonriendo y disfrutando por haber sabido administrar la ración de sufrimiento que al que más y al que menos acompaña en todas las carreras.

Un día espléndido para coger un poco de color y para respirar a pleno pulmón. Corredores de distintas provincias como viene siendo habitual, y me imagino que los organizadores respirando ya tranquilos al ver que todo había ido como la seda.

La semana que viene toca poner los pies en polvorosa o mejor dicho en “polvoreda”, más conocido por Pico Correcillas, al que por cierto algún adinerado ha querido poner puertas y coto como si se tratase de un finca particular, poniendo guardas y todo para prohibir el paso; aunque ya no se extraña uno de nada, sale tan barato hoy día comprar políticos, que cualquier día nos cobrarán por mirar para arriba, que es para donde miran ya más de seis millones de españoles.


Allí veremos de nuevo a algunos de los primeros espadas venidos de los lugares más dispares a disfrutar durante unas horas sufriendo como mejor saben, que es la mejor manera, pues cuando uno lo tiene demasiado fácil no le encuentra el punto a esto del disfrute y termina por aburrirse.