RINCÓN POR RINCÓN: LEÓN

RINCÓN POR RINCÓN:  LEÓN
La catedrál y al fondo montes nevados

27 ago. 2013

LAS COSAS DEL CORRER

Las cosas del correr

Tal vez no descubra nada nuevo, sobre los enormes beneficios que reporta esto de darle a la zapatilla, pero voy a intentarlo; y sin querer robarle protagonismo a un tal “Moisés”, vamos con diez preceptos. Con su permiso...

En primer lugar, tengo que decir que el primer beneficio de correr es el hecho de no estar parado.

El segundo no por más evidente, es más conocido; corriendo se viaja, aunque solo sea a un par de kilómetros de nuestra casa.

El tercero tiene mucho que ver con la perspectiva, pues solo cuando corremos somos conscientes de que no se ve lo mismo desde arriba que desde abajo.

El cuarto tiene mucho que ver con el volumen, pues a mayor distancia recorrida, más cansancio acumulado, y a mayor cansancio, menos ganas de aumentar el volumen.

El quinto es como el cuarto, pero relacionado con la proporción y el tiempo; entre más peso, menos velocidad; y entre más tiempo, menos peso.

El sexto forma parte del mundo del conocimiento, ya hemos dicho que correr tiene que ver con viajar, pero no habíamos hablado nada sobre conocer a otros, que caminando o corriendo, dan y reciben sin haber pedido nada.

El sétimo está emparentado con la teoría de la relatividad; una misma distancia no es percibida del mismo modo, por todos los corredores, de hecho, no hay dos apreciaciones iguales sobre una misma carrera.

El octavo, va de sociología; a mayor velocidad, la posibilidad de entablar relaciones, disminuye; es más, si eres demasiado rápido te quedas solo.

El noveno tiene mucho que ver con la experiencia, pues solo los que han roto muchas zapatillas, saben que no se disfruta más por correr más rápido, sino por correr a gusto, sin que influya para nada la velocidad.


El décimo, no tiene que ver con ninguno de los otros y sin embargo, puede parecerse a cualquiera de ellos. Si te gusta correr, corre, y si no, pues no corras, pero deja de criticar a los demás de una puñetera vez.