RINCÓN POR RINCÓN: LEÓN

RINCÓN POR RINCÓN:  LEÓN
La catedrál y al fondo montes nevados

8 sept. 2013

CANDIDATURAS, CANDIDATOS Y OTRAS GAITAS.

Candidatura olímpica cero,  Manuel Merillas  y  Pablo Villa sobresaliente.

Poco hay que decir, mientras algunos siguen derramando lágrimas, otros dan saltos de alegría. Madrid la ciudad más endeudada de España, se ha dedicado estos últimos años de la mano de sus políticos a aumentar la deuda de sus ciudadanos que revertirá no en miles de puestos de trabajo, sino en miles de millones de deuda, que pagarán, no ellos por supuesto, sino otros madrileños y otros españoles.

Mientras tanto, otros se dedican a correr. Pablo y Manuel, han dejado bien patente que cuando se trata de asumir las mayores dificultades, son tan capaces como el que más.

Esta vez se trataba de la Trasalpine Run; no han llegado a los 300 kms por poco; ocho etapas, un montón de competidores, y entre ellos, un par de chavalines de la tierra que han demostrado que cuando se trabaja con ganas hasta los objetivos más inalcanzables, dejan de serlo (ya podían aprender algo nuestros políticos).

No ha sido fácil, correr durante ocho días sumando velocidad, con rivales, o desniveles con zonas técnicas; ha habido momentos de mucho sufrimiento, caídas de cierta importancia que podrían haber sido la excusa perfecta para el abandono; pero ni Manuel ni Pablo, ni Pablo ni Manuel se habían pegado una paliza de viaje para retirarse así como así. La idea fundamental era hacerlo bien, y de paso luchar por estar en el podio, luego ya puestos si la cosa se ponía a mano, ganar.

Pero los rivales no dieron tregua y la alianza Greco-Americana no dio opciones; por detrás quedó una pareja que no venía pensando en hacerlo bien, sino solo en ganar; pero no siempre se consigue todo lo que se pretende, y si no que se lo pregunten a la Botella o al Mariano, que pensaban barrer y han sido barridos; tal vez porque estos no se prepararon tan bien como nuestros corredores, y a la vista están los resultados, de las ocho etapas se puede decir que no terminaron ni la primera.

Está visto que nunca llueve a gusto de todos; yo me alegro por Pablo, por Manuel y como no por Lolo Díez; el hombre que realizó la propuesta y la apuesta, poniendo el nombre de “ALTO SIL” al equipo; el que siempre ha tenido total confianza en estos chicos, que llegaron a la Alemania de la Merkel siendo unos perfectos desconocidos y han dado una sorpresa mayúscula a muchas personas que no sabían absolutamente nada de su currículum; lo cual dicho sea de paso, no es de extrañar, porque en realidad tampoco han hecho tanto, aunque ya hayan hecho suficiente. Al principio, hasta sus rivales más inmediatos achacaron los resultados a la suerte, pero estos guajes, no tardaron en despejar todas las dudas, con palabras, y lo que es mucho más importante, con hechos que es al final lo que realmente cuenta.

Se han merecido un buen descanso, pero ambos tienen proyectos inmediatos y quieren cumplir. La temporada está prácticamente finalizada en lo importante; y seguro, que ambos estarán orgullosos de lo conseguido y hasta de lo no conseguido, y aunque compitan próximamente; su mente seguro que ya estará puesta en nuevos retos para la temporada que viene, que es mucho decir en esto de las carreras por montaña, que están teniendo tal auge, que prácticamente, tenemos ultras todo el año.

Mañana comienza el Tor des Geants, 333 kms bestiales sin paradas, y algunos estaremos pendientes de otros Manus y otros Pablos; y como suele suceder, algunos seguirán soñando y otros culminarán sus sueños, pero sobre todo y como siempre hasta el último en llegar será tratado como un auténtico héroe.


Tal vez si a esos otros, aún les quedan ganas seguir rascando los bolsillos de los contribuyentes y a alguno le da por leer esto que escribo, se planteen llevar menos personajillos e incorporen a cualquiera de estos valientes, que cuando menos contarán grandes cosas y con total seguridad, dirán menos mentiras, con lo que al menos, la cuestión de la credibilidad, no será un obstáculo para los votantes.