RINCÓN POR RINCÓN: LEÓN

RINCÓN POR RINCÓN:  LEÓN
La catedrál y al fondo montes nevados

30 dic. 2013

CUENTOS POR NAVIDAD

Dicen que el país va bien, que se han hecho los deberes y que en poco menos de nada habremos salido. Y yo me pregunto: ¿Hacia donde?.

Va a ser verdad eso de que la realidad depende del color del cristal con el que miremos (o algo parecido); porque yo lo que yo veo es que el país marcha, pero hacia atrás, muy atrás, y no hablo de años, sino de siglos.

¿Que deberes pueden hacer estos alumnos que pasaron por la escuela de refilón?. A mi modo de ver, que yo sepa a la población española no le han solucionado nada, y evidentemente, me refiero a la mayoría.

Camino de los siete millones de parados, con las condiciones laborales tan precarias que se diría que estamos en la época de Oliver Twist, no veo yo que estos alumnos se hayan aplicado mucho que digamos. Aunque algo si que han hecho para reducir el gasto; han tomado el camino fácil, han eliminado a los remeros y la barca va a la deriva. Han reducido una parte importante del gasto; pero solo a los que ya lo tenían reducido, es decir que lo que han reducido son los ingresos, sin los cuales evidentemente el gasto no tiene lugar.

Y así estamos, la gente decente, que suele ser la más pobre; ante el dilema más duro que puede vivir un ser humano; es decir, como me las voy a arreglar para dar de comer a mis hijos.

Con todo lo que han “vendido”, y que no me cansaré de decir que ni tan siguiera, una mayoría absoluta les da permiso para vender lo que no es suyo; deberíamos de estar todos nadando en la abundancia. ¿Donde estará, todo ese dinero?.

Yo lo que veo es que “ellos”, no entienden de crisis, pues de un modo u otro cada vez se llenan más los bolsillos. ¡Qué puñetero es el dinero!; con tanta propiedad, tanta cuenta bancaria y la gente pasándolas canutas; no me extraña que tengan miedo, y claro, un golpe de tuerca más y ya estamos en los tiempos de la todo, menos santa, inquisición.

Penalizan todo aquello que pueda salvaguardar sus intereses, y ¡hala!, otra vez en la edad media, donde la protesta por parte de una población hambrienta y necesitada; implicaba una manera u otra pena de muerte. ¿Que diferencia hay entre los diezmos (tributos cuyos beneficiarios eran los reyes y la iglesia principalmente) que recibían los “señores”; y los impuestos y señores actuales, cuando el fin sigue siendo el mismo?. (A saber que unos pocos vivan de muchos muchos).

Penalizamos el aborto, porque cuantos más hambrientos, más barata será la mano de obra; y por si alguno aún guarda algo en la hucha, subimos la luz y el gas. Toca elegir: frío o hambre.

Vamos camino de la miseria moral, física y cultural mejor provocada de todas cuantas hemos conocido a lo largo de la historia, y digan lo que digan; la miseria está aquí ante nuestros ojos; y si no me creen, dejen por un momento de mirarse a sí mismos y observen a su alrededor; vean cuanta gente tan normal como ustedes y yo, rebusca en los cubos de basura con la mayor dignidad posible.¿Serán ustedes los próximos?.


Pero estamos en navidad y no quiero ser aguafiestas; aunque si me lo permiten, tengo una petición especial, quiero hacer un pequeño trueque: Cambiar el día de los reyes magos por el día de Robín Hood; a ver si así mejora el reparto.