RINCÓN POR RINCÓN: LEÓN

RINCÓN POR RINCÓN:  LEÓN
La catedrál y al fondo montes nevados

29 may. 2014

OBSTÁCULOS

Obstáculos benéficos



Sales un día cualquiera de casa, pensando que a las doce tienes que ir a no sé dónde; que ayer olvidaste llamar por lo de la caldera, que te da que no va a ser este tu mejor día porque por la tarde tienes un montón de cosas que hacer, y que encima como tienes que llevar el coche, lo más seguro es que no encuentres donde aparcar.

Los obstáculos nos sirve a veces, para reconducirnos por el camino verdadero, que nos empecinamos en abandonar tan a menudo. A veces la adaptación no requiere demora, otras esas trabas son una ayuda necesaria.

Al igual que nos ocurre cuando nuestro ordenador se niega a arrancar hagas lo que hagas y no queda otra solución que formatear, aún a costa de perder el contenido del disco duro; lo mismo, pero de manera voluntaria, deberíamos hacer a menudo con nuestras vidas.

Se nos antoja como una enorme tarea ejecutar este acto con nosotros mismos, porque estamos ligados a la materia ocasional, la tele, el móvil, el sofá, y un número creciente de inventos “maravillosos”, sin los cuales podríamos vivir perfectamente.

Aunque fuera de un modo parcial, sería un ejercicio muy saludable para cuerpo y espíritu, hacer una limpieza sistemática y deshacernos de muchos de esos trastos inútiles que atesoramos más por vagancia que por inteligencia sabiendo que más temprano que tarde volveremos a llenarlos de telares que nada aportarán a nuestras vidas.

Ya puestos, deberíamos hacer lo mismo con otras zonas de almacenaje que no son visibles al ojo humano; estamos hablando de nuestras mentes que también se llenan de suciedad y que necesitan limpiezas más habituales de lo que la mayoría de la gente piensa.

La limpieza tiene dos factores de grandísima importancia, por un lado tiene un componente de liberación, y de satisfacción que son primos hermanos, y por otro de utilidad, puesto que al hacer huecos nos entrarán más cosas; pero hay otro factor aún más importante, cuando aceptamos la pérdida, nos damos cuenta de que al final nuestras posesiones tampoco eran tan importantes, incluso, tal vez sintamos cierto desahogo al llevar menos lastre.


Pero ¡ojo!, no te emociones y llenes ese espacio vacío demasiado rápido.

14 may. 2014

T E A T R O

LA POLÍTICA COMO DRAMA O EL ESPECTÁCULO DE LA POLÍTICA.

Vivimos en un gran hermano gigante, donde cada vez parece más evidente, que salvo mirar embobados, no sabemos hacer otra cosa por más que cada día nos afecten más y peor las políticas restrictivas en contra siempre de los ciudadanos más desfavorecidos por la realidad verdadera.

Como buenos comediantes, los partidos políticos nos ofrecen ahora su mejor sonrisa, no en vano tendremos elecciones próximamente. Muchos corderos volverán al redil y de nuevo caerán en la tela de araña tantos años tejida para cada vez mayor número de ciudadanos.

Verdaderamente, es improbable que de pronto cambien sus criterios y dejen de favorecer a los grandes capitales para convertirse en verdaderos demócratas y ayudar por una vez a los ciudadanos de a pie.

Cada vez son más los que piensan que votar es una auténtica pérdida de tiempo, que salga quien salga las grandes fortunas, las grandes multinacionales son las que van a marcar el rumbo político de las naciones, entonces… ¿para qué hacerles el juego si va en contra de nuestros intereses?.

No solo en Grecia, sino en Italia, España, Francia e incluso en la gran Alemania; todos caminan al unísono por la senda neoliberal, y a tenor de los índices de desempleo tan exageradamente altos, las migajas de salarios que reciben los que trabajan y la vuelta a la esclavitud en términos laborales; nadie en su sano juicio se atrevería a afirmar que los gobernantes de cualquiera de estos países lo esté haciendo bien para la población en general.

¿Para qué perder tanto tiempo y tanto dinero en elegir a unas personas que en opinión de una gran mayoría, han demostrado ser unos verdaderos maltratadores sociales?

Con cada nueva investigación, con cada nuevo dato, aparecen más políticos y empresarios corruptos (que dicho sea de paso, en su mayoría aún mantienen sus cargos).

Ya no es un secreto para nadie, que la dictadura neoliberal ha sabido repartir convenientemente durante mucho tiempo y hoy día, está recogiendo, los favores tan bien prestados a políticos de todo signo.

Al parecer el tratado del libre comercio (del que tan poco se habla), que consistirá básicamente, en romper las barreras que frenan la expansión de multinacionales americanas, cuyos mayores beneficios, se obtienen del fracking, de los productos transgénicos y otros tan peligrosos para el ser humano; está dando sus primeros pasos, porque cuentan con el apoyo político necesario; aún a costa de que los europeos perdamos una gran cuota de mercado y ganemos en pobreza. ¿Tiene sentido votar para que esto continúe?.

Estando así las cosas, no es extraño que el personal al que atemorizan con el “yo no voto”, termine entrando por el aro y vote o bien elija entre partidos minoritarios, incluso entre algunos que han demostrado ser demasiado extremistas, pero que están también ahí.

Al final salga quien salga saldremos perdiendo, al menos mientras no cambien las reglas de juego, a saber, que podamos votar personas y no partidos, que el poder vuelva a manos del pueblo de donde nunca debió haberse ido, y que cada ciudadano pueda hacer algo por cambiar el sentido de la política en cualquier momento, y no ilusoriamente cada cuatro años.

Yo entiendo que ellos defiendan sus “negocios”, sus “sobres”, sus pequeñas parcelas de poder o simplemente su “tren de vida”; no comprendo que defiendan sus mentiras con más mentiras, pero si entiendo que pidan la participación ciudadana para que todo siga igual.

Desde luego mi intención no es votarles, sino botarles.

Lo dicho la política como drama, o el espectáculo de la política.




6 may. 2014

101 km PEREGRINOS

Los 101, es una prueba que siempre me trae buenos recuerdos, sobre todo las últimas ediciones.

Más de dos mil participantes, dan para ver caras, gestos, artefactos y atuendos de todo tipo, que sumados al montón de hermosos paisajes por donde discurre cualquiera de las carreras; te ofrecen la posibilidad de una buena recarga de energía.

Este año tocó centrarse en los cerca de cincuenta kilómetros de que constaba una de las pruebas; la ultramaratón; sin embargo al coincidir itinerarios dio tiempo para ver pasar a los ciclistas; aunque tal vez el término ciclista no defina la actuación de estos kamikazes, a juzgar por como bajaban por las cuestas de la localidad de Santalla.

Día duro para algunos, sobre todo en los tramos finales a causa de las elevadas temperaturas y la parte final del recorrido (demasiado rápida para mi gusto), lo que influyó sobre manera en el aspecto físico que tenían la mayor parte de los que iban llegando a la línea de meta.

Los 101, no parece que necesiten ya de mucha publicidad (que nunca está de más); creo que es de cajón alabar la participación, tanto de guardia civil como policía local, que aportaron un plus de seriedad a la prueba aparte de la autoridad necesaria para los también necesarios y obligados cortes de carreteras; así como a cruz roja, patrocinadores y resto de voluntarios oficiales y voluntarios espontáneos que aportaron todos ellos su granito de arena.

No obstante la organización, debería en mi opinión, poner atención en algunos pequeños detalles, y en esta ocasión, creo que han faltado algunas indicaciones a los largo del recorrido; o tal vez personal voluntario, tanto para ciclistas, como para corredores; sirva de ejemplo el último kilómetro que tuvieron que hacer en solitario, donde hubo algunos pequeños despistes sin importancia, pero que tan cerca de meta fastidian un montón al deportista que ya viene dando en muchos casos las últimas bocanadas y donde un par de voluntarios hubieran solucionado la papeleta a la perfección y hubieran mejorado sensiblemente el nivel de la prueba.

Por último, añadir que la meta debe ser un punto importante en toda competición que se precie y aún comprendiendo que eran horas para estar comiendo; los responsables deben poner todo el mimo en recibir y agasajar a TODOS los participantes como se merecen.

En definitiva, una prueba muy, muy recomendable si no la descuidamos.
































































































































































































































































































.

Hecha esta inocente aportación; tengo que insistir en que podemos tener 101 para rato.