RINCÓN POR RINCÓN: LEÓN

RINCÓN POR RINCÓN:  LEÓN
La catedrál y al fondo montes nevados

25 may. 2015

NO SE ENTIENDE




La vida es a veces ingrata con los que mejor se portan, con los que están dispuestos a dar hasta su propia sangre para calmar la sed del país.


¿Cómo es posible que con lo bien que lo estaba haciendo este hombre, le den ahora por todos los lados?


Un hombre que entró en el partido a base de esfuerzo, sinceridad, talento, saber estar, y simpatía a raudales.


Un hombre de profundos silencios y mirada crítica. ¿Qué es lo que no ha entendido la sociedad para que se le castigue así?


Un hombre preocupado por la salud y la cultura de su pueblo.


Un hombre capaz de sacrificar un noble oficio para luchar por la igualdad, la justicia, el trabajo y el pan para todos.

No lo puedo entender; ahora que ya casi había logrado convertir un país miserable en el líder europeo de la economía, ahora que ya se veían sonrisas por doquier entre los ciudadanos, ¿Qué artes oscuras han utilizado sus enemigos para que hayamos llegado a esto?


No hay duda de que tiene que haber mucho caradura por ahí robando votos, cuando hasta los descreídos se llevan el gato al agua a su costa.


Él que ha sido uno de los alumnos más aplicados y sobre todo más obedientes a las “peticiones” de la troica, él que ha sido el terror de la corrupción en este país.


Él que ha llevado el partido como si de su propia familia se tratara, repartiendo benevolencias a diestro y siniestro, ¿en qué ha podido fallar?.


Él que ha hecho temblar a los mentirosos, a los soberbios, y a los fascistas de la política; ha tenido finalmente que soportar que muchos ciudadanos se hayan vuelto en su contra.



Me marea tanta ingratitud; pero visto lo visto, podemos pensar (claro que podemos), que hasta los más insignificantes se han colado disfrazados de Adas en muchos ayuntamientos, lo cual es terrible, una falta de respeto total a las directrices establecidas desde años y años por líderes respetables que jamás pensaron en sí mismos, sino todo lo contrario.