RINCÓN POR RINCÓN: LEÓN

RINCÓN POR RINCÓN:  LEÓN
La catedrál y al fondo montes nevados

28 jul. 2015

RECORDANDO A UNA DE LAS EMPRESAS MÁS COMPETITIVAS DE ESPAÑA.




A estas horas ya tendría que haber “colgado” las fotos del CUETO DEL OSO en el blog (para esos de Zamora y Burgos que aún me preguntan donde: http://marchaleonesa.blogspot.com.es/); tengo que reconocer que la mayoría no valen la pena, que hay comentarios del tipo: “casi no se me reconoce, pero ese de verde soy yo”; y se que se lo debo a mi amigo Ángel, pero algunos imponderables me lo impiden.

La cosa comenzó hace unos días cuando decidí pasarme a dar un garbeo por Cantabria; de modo que lo primero que se me ocurrió fue “anda si tengo una amiga que tiene una agencia de viajes por allí”, de modo que fue cosa de encender el ordenador y en un “plis-plas” apareció: VIAJES ÁNDARA, tras un par de llamadas infructuosas se pone al aparato Eva Caso, que me da varias opciones de entre las cuales elijo “TORRES DE SOMO”; no mienten cuando dicen que es un hotel con mucho encanto, trato familiar y todo lo que se suele pedir para pasar unos días relajado y pensando en NADA.

La sorpresa nos la hemos llevado hoy cuando nos hemos puesto “À TABLE”, y de las varias opciones, hemos elegido tres diferentes, siendo la mía el menú vegetariano. Los que me conocen, saben que me deshago en halagos hacia Jesús, Montse y EL REMOÑA, pero hoy he descubierto que hay algún genio más, escondido en los fogones de este hotel.

Esto son experiencias y no las chorradas que canta el Enrique; el encargado de servirnos los platos, que más que camarero parecía el anfitrión por el excelente trato que nos dispensó en todo momento, no es de Espinama, sino de Camaleño y doy fe de que el amigo Revilla podría aprender algunas cosillas de este chico que no le vendrían mal para este trago político que se trae entre manos.

Las croquetas con un toque muy bien ajustado al queso, pasaban del crujiente exterior a una suave explosión de sabor que te invitaba a comer muy despacio; el relleno con un toque de hierbas y especias tres cuartas de lo mismo, la crêpe una vez bien enrollada, la mejor ensalada que he comido en mucho tiempo, y la otra ensalada con un toque de sabor excelente, cuyo origen desconozco.

Le he preguntado al de Camaleño que a quién había que felicitar, y me ha dicho, que a la casa; he insistido que algo tendrá que ver el cocinero y me ha dicho que efectivamente, a continuación le he dicho que algo tendrá que ver él en todo esto y me ha dicho que no, que el cocinero “materia gris y materia prima” y el hotel por el espacio tan agradable y el trato.

Pues aunque él no lo diga, lo digo yo, de no haber tenido tanto éxito la comida, hubiéramos estado igualmente encantados con su trato, y para colmo no nos ha ofrecido anchoas, pero si que nos ha hablado de no perdernos una visita a su tierra que seguro que realizaremos más pronto que tarde.


En fin Jesús, no te tomes a mal que les eche a estos chicos unas flores que se merecen, pero si he de ser sincero este plato con cualquiera de los postres del Remoña hubiera sido apoteósico; mañana les digo que se den una vuelta por allí y cualquier día vuelvo y me acompañas a ver que te parece