RINCÓN POR RINCÓN: LEÓN

RINCÓN POR RINCÓN:  LEÓN
La catedrál y al fondo montes nevados

13 sept. 2015

ZAPATERO A TUS ZAPATOS


A raíz de un artículo en el que “los chicos del “círculo de empresarios” proponen entre otras cosas un salario variable para los trabajadores de la administración así como que el fondo de pensiones se invierta en el sector privado; me da por imaginar esta otra noticia:

Los funcionarios exigen al círculo de empresarios que deje de abusar de los beneficios a costa de esclavizar empleados, y aprendan de una vez a invertir y repartir beneficios .

Me comenta un funcionario que pasaba casualmente por aquí, que no hay que confundir esos puestos llamados “a dedo”, en los que el político de turno, se inventa primero la necesidad y luego el cargo; con aquellos que ocupan una plaza tras unas oposiciones; que no están ellos para dar consejos y que lo mejor sería que hicieran una buena limpieza en lo suyo antes de hablar de lo de los demás.

Me cuenta un pensionista que también pasaba por aquí, que menudo negocio tiene la privada con la política actual, sacando tajada de subvenciones y más subvenciones (que no tiene la pública) que luego no repercuten en la empresa sino en sus cuentas particulares, que de hacer las cosas como debe ser, a día de hoy habría más empresas disfrutando de beneficios, menos eres y menos paro.

No olvidemos que son unos cuantos los empresarios que tienen mucho que ver con la corrupción generalizada en ayuntamientos, diputaciones y otros gobiernos.

Por si fuera poco, tengo al teléfono a un afectado por un ere, que les exige tributar en este país como todo hijo de vecino y cortar con eso que llaman paraísos fiscales, así como prácticas “legales” como las sicav y otras similares.

He leído por ahí que en Europa, más de cincuenta millones de personas, no tienen para calefacción y menos para imprevistos. En España, ya son cerca de catorce millones los que bordean la pobreza, es decir cerca de un 30% de la población, no creo yo que esto sea culpa de los trabajadores sean o no funcionarios, y sin embargo, sí que pueden tener mucha culpa esas empresas que negocian con las administraciones y persiguen el beneficio empresarial al minuto en vez de buscar perpetuarse en el tiempo y crecer.

¿Saben eso de la viga en ojo ajeno?, pues menuda viga tienen estos.


Lo dicho: “zapatero a tus zapatos”.