RINCÓN POR RINCÓN: LEÓN

RINCÓN POR RINCÓN:  LEÓN
La catedrál y al fondo montes nevados

7 dic. 2015

ALGUNAS COSAS ABSURDAS




Buscas la mejor opción para viajar por internet a la máxima velocidad desde tu sillón favorito y con el menor número dificultades, al final parece que has encontrado lo que buscabas, pero sea cual sea la opción, si te surge un problema, reza para ser una persona con suerte, porque los engorros vienen uno tras otro. Las compañías han descubierto el maná económico; tal vez te pongan en contacto con alguien a miles de kilómetros, o mucho más cerca, sea como sea, todos tienen unas pautas que seguir, y que te den largas sin solucionar tu problema será lo más probable.

Llevas años preparando la maldita oposición y de nuevo sacas un sobresaliente, pero una vez más no tienes plaza porque alguien que jamás ha alcanzado tu nota está delante de ti.

Vas al taller, te dicen que son 1200 del ala, y te quedas con cara de bobo porque la avería parece la misma de la última vez, de modo que si quieres ir el lunes al trabajo no queda más que el arreglo o espabilarse de una vez, cosa que siempre se deja para la próxima.

Te enteras de que una multinacional del tabaco, demanda a un país que para preservar la salud de sus ciudadanos ha obligado a incluir en las cajetillas serias advertencias sobre los efectos adversos de fumar; te lo tomas a risa hasta que te cuentan que sí, que la multinacional se ha salido con la suya y entre todos tenemos que pagar miles de millones porque a causa del anuncio, ahora hay menos gente que fuma y la empresa ya no gana lo que tenía previsto.

Eres un maestro con treinta años de antigüedad y ves como de pronto aparecen mercenarios cuyo único mérito es llamarse cristianos, y no solo te cabrea que den clases de religión en espacios públicos, sino que tengan más derechos que tú que has aprobado una oposición.

La lógica te dice que en cualquier guerra, los que van al frente, sean del bando que sean, jamás ganan, y sin embargo, la lógica del absurdo sigue generando nuevos y nuevos frentes para que algunas empresas puedan seguir haciendo negocio, y algunos responsables políticos sigan poniendo el cazo.

De vez en cuando, surgen nuevas o viejas enfermedades, al tiempo que se generan nuevos fármacos, con cargo en casi un 90% a los ciudadanos de tal o cual país; y de nuevo la lógica de lo absurdo aparece cuando otra vez la multinacional de turno, hace el agosto, el setiembre y el resto de meses del año, patentando el producto y elevando los precios hasta límites de exageración sin importarle que mueran millones de personas en el mundo que no van a acceder a esos medicamentos por falta de recursos y lo peor de todo, sin que ningún gobierno haga nada por evitarlo.

Has obtenido las mejores notas en tu universidad, tus padres han invertido su dinero en tu futuro y ahora te ves en la necesidad de marcharte de tu país porque aquí no hay nada que hacer.

Parece que en el mundo consumen más medicamentos entre todos los animales sanos que entre todas las personas enfermas y no pasa nada aunque eso origine nuevos enfermos.


Ya han pasado cuatro años, llegan las elecciones del olvido, del borrón y cuenta nueva, y de nuevo, los políticos se disfrazarán de seres humanos con un desparpajo más propio de actores veteranos o caraduras, que de alguien que se supone que está ahí para defendernos, y en vez de producirnos rechazo, nos ponemos ante la caja tonta como si ese fuera el único modo de solucionar nuestros problemas.