RINCÓN POR RINCÓN: LEÓN

RINCÓN POR RINCÓN:  LEÓN
La catedrál y al fondo montes nevados

5 ene. 2017

CRÓNICA DE UNA TEMPORADA (CAPÍTULO 1)


Capítulo Primero:

Empecé a entrenar en Noviembre, un día a la semana (miércoles). Los dos primeros meses solo trabajé la técnica; impulsar, bracear bien, mirar al frente… Yo no sabía que tenía esos defectos pero enseguida hice los primeros progresos.

En este aspecto compartía la opinión de Paco, hasta no tener una técnica “decente”, no debía hacer series, rodajes rápidos etc… porque de lo contrario seguiría automatizando una manera de marchar incorrecta.

En la concentración de invierno hice (si no recuerdo mal), el rodaje más largo de la temporada (10kms en el circuito del río). Los demás días hice alguna serie de 400, 200 y 100 centrándome siempre en la técnica. También hicimos una caminata por los pinos.

El 15 de Enero era el Campeonato Autonómico de ruta. Era la primera competición de la temporada y también la primera en ruta de mi vida. Tenía ganas de competir y esperaba por lo menos ganar medalla. Era la primera de mis dos oportunidades para hacer la mínima para el Campeonato de España. Yo sabía que era muy difícil hacerla pero no imposible e iba a hacer todo lo posible por conseguirlo.

Cuando llegamos al circuito comprobamos que no era un circuito para hacer buenas marcas ya que tenía bastantes cuestas y además la lluvia estaba al “acecho” en las nubes. Yo no me preocupé por ninguna de esas dos circunstancias, estaba esperando a que empezara la carrera para saber cómo estaba de forma y en ese momento sería cuando me haría una idea de que tiempo iba a hacer. Cuando comencé a calentar ya estaba lloviendo.

Empezó la carrera y salí delante tras el primero. Cuando llevábamos un kilómetro vi que íbamos muy rápido y me quedé atrás del grupo. Hacia el tercer kilómetro se fue “Willy” y yo me quedé con Jony, poco después me fue de este último que me pilló cuando quedaban unos trescientos metros para acabar. En los últimos cien metros cambié y acabé llegando tercero (contando al que vio de Orense). Hice 27’17’’ y aunque estaba un minuto por encima de la mínima acabé contento y sintiendo que lo había dado todo. No llegué muy mal de pulsaciones pero si con las piernas destrozadas debido a las irregularidades del circuito.

Los entrenamientos después del Autonómico siguieron siendo de poca distancia y centrados en la técnica. Experimenté un cambio radical ya empezaba a controlar un poco mi cuerpo al marchar aunque todavía quedaba mucho por mejorar.

CONTINUARÁ...