RINCÓN POR RINCÓN: LEÓN

RINCÓN POR RINCÓN:  LEÓN
La catedrál y al fondo montes nevados

31 may. 2017

Sueños a coste cero.







Dicen que cualquier tiempo pasado fue mejor, y aunque me suena a lamento; puedo llegar a comprender que alguno lo piense y esté deseando volver cincuenta o cien años atrás para poder disfrutar de aquella época.

Los sueños suelen ser egoístas, puesto que incluso cuando se trata de salvar a la humanidad, el protagonista siempre se llama ego.

Alguien muy próximo, me ha comentado varias veces que le hubiera gustado vivir la época medieval para luchar contra los terratenientes, los nobles, los reyes y los cobardes que les ayudaron a empobrecer aún más este mundo que habitamos.

Mi amigo Mario hubiera querido ser el “héroe” de la capa azul con la idea de mantener un medio ambiente razonable, con su aire limpio, sus plantas y animales lejos del peligro de extinción al que se acercan peligrosamente.

Domingo también hubiera deseado ser un hombre poderoso para frenar la destrucción de tanta seña de identidad popular con siglos de antigüedad solo por dinero o afán de protagonismo.

María hubiera querido ser juez para conseguir llevar a la cárcel a tanto colega y político corrupto campando a sus anchas por los salones de los edificios públicos y por los despachos de los bancos más conocidos de la ciudad.

Cristina se hubiera conformado con dar clases de ética a los niños para que quienes con el tiempo ejerciesen de empresarios, lo hicieran pensando en el negocio por supuesto, pero también en hacer partícipes de la buena marcha de la empresa a los trabajadores con un sueldo y un trato dignos.

Rafael toda su vida soñó con ser el papa que terminase con eso que el llama “apisonadora moral y farsa religiosa” aplicando normas básicas, como amor verdadero por el prójimo, respeto y tolerancia con otras creencias.

Susana que siempre se veía como el jefazo de los ejércitos, finalizaba sus sueños con la destrucción de todo tipo de armamento, e instaurando la paz en el mundo.

Dani sueña con que todo el mundo se quiera mucho, porque es en ese estado cuando se cometen las mayores estupideces y los mejores actos con el prójimo.

A Raquél le daba por ser ministra de Educación para romper con los matices políticos, religiosos e históricos con los que algunos quieren influir en los pensamientos de los estudiantes.

Rodrigo por su parte en esas horas nocturnas es un mandamás con tres periódicos en su haber que se dedican solo a informar, a buscar la noticia y a decir la verdad sin utilizar la prensa para sus fines comerciales, políticos o ideológicos.

Yo, por mi parte solo sueño que sueño, pero cuando me levanto, nunca recuerdo lo que soñé.