RINCÓN POR RINCÓN: LEÓN

RINCÓN POR RINCÓN:  LEÓN
La catedrál y al fondo montes nevados

29 ago. 2018

PABLO VILLA








Hoy he recibido una llamada de Pablo, que si por un lado no esperaba, tampoco me sorprendió.

Generalmente me suele llamar después de algunas carreras para contarme como ha ido la cosa, pero esta vez era algo pronto ¿pronto? ¿o era el momento justo?.
  • Paco, me he retirado, tenía unas pequeñas molestias en la planta de un pie y no estaba ya disfrutando de la carrera, de modo que no me lo he pensado mucho y he decidido dejarlo aquí a falta de nada.
  • ¡Bien!, le he respondido has hecho lo que debías hacer.
  • Lo cierto es que me he encontrado fenomenal, mejor que nunca, pero tras perderme, tal vez se me ido un poco la cabeza y a pesar de quedar tan poco para terminar y a pesar de los ánimos de la gente, creo que he tomado la decisión correcta.
  • Por supuesto Pablo, estoy contigo, me alegra que hayas tenido esa capacidad de decisión, porque no es tan fácil como parece.
Me ha sorprendido un poco la tranquilidad y la seguridad con la que me lo estaba contando, y no le dije me alegro, pero me alegré. Más de uno pensará que estoy tonto, y puede que tengan razón, pero desde mi punto de vista, como entrenador llevaba mucho tiempo esperando este momento en el cual el deportista se sobrepone a cualquier circunstancia y sigue su camino como si nada; porque a ciertos niveles el circo mediático te absorbe tanta energía que dejas de ser tú mismo para convertirte en una marioneta de los medios; y una vez dentro cuesta lo suyo salir.

Podría haber continuado, incluso podría haber terminado tal vez primero, segundo o tercero lo cual no está mal, pero llevamos entrenando muchos años, no para saber ganar, que eso sucede sin querer cuando alcanzas un estado óptimo de forma, sino para saber estar; a Pablo hoy le ha salido la verdadera vena de campeón y me agrada mucho que haya tenido la valentía de reconocer qué cosas importan en la vida y cuales carecen de importancia.

Brindo por la que creo ha sido tu mejor carrera hasta el momento. 

Pablo, sigue así que el camino es largo.