RINCÓN POR RINCÓN: LEÓN

RINCÓN POR RINCÓN:  LEÓN
La catedrál y al fondo montes nevados

29 mar. 2012

NOTA CULTURAL

 HUELGA GENERAL

Hoy era un día importante, mucho más de que algunos se han pensado.

No son momentos para escuchar la voz del "amo", no son momentos para la cobardía, ni para el pasotismo, el miedo es igual para todos, pero si no luchas ese temor te paraliza, te incapacita, te pone en fase terminal, y puestas así las cosas, puede venir cualquiera, desenchufar y se acabó lo que se daba.

Entiendo que mucha gente pensará que los sindicatos no se merecen el apoyo de nadie; yo pienso lo mismo, han pasado los tiempos en que el sindicalista defendía al trabajador y ahora solo defienden sus poltronas; no es muy diferente para desgracia de los trabajadores de lo que ocurre en el gobierno (este o aquél). Pero a pesar de todo, el trabajador debe de conservar pienso yo algún resto de dignidad y algo de capacidad para discernir a quien apoya si va a trabajar o si hace huelga.

En mi caso, confieso que he sido egoista; en un principio he pensado lo que dirían aquellas valientes mujeres que hace ya tantos años, se jugaron la vida para que pudieramos ir al curro con la cabeza alta, si vieran que cobardes nos hemos vuelto y a que indignos niveles laborales estamos llegando; pero al final repito, he sido egoista y he ido a la huelga, solo para defender mis derechos ultrajados una y otra vez y la posibilidad de un futuro mejor para mis hijos.

Contrariamente a lo que muchos pensarán, esta no es una huelga contra Rajoy que ha demostrado ser tan títere, sino más que Zapatero; solo que tras este último, hay varias figuras entre sol y sombra que empujan todo lo que pueden para que vayamos todos por la senda del neoliberalismo más salvaje que pueda existir. No es repito una huelga, ni tan siquiera contra este gobierno que solo hace que aprovechar la senda que dejó preparada el anterior, y el anterior y el anterior para convertir a la masa trabajadora en peleles, es dedir muñecos de paja o de trapo, o como dice el diccionario, "persona que se deja manejar por otra".

Esa es la clave, el futuro que nos espera, el futuro que nos deparan estas medidas que como he comentado en alguna ocasión, son las mismas contra las que nos previene en su libro Naomi Kleim (La doctrina del shock); y con estas medidas, nos cuenta Naomi que en ningún lugar del mundo se ha solucionado ninguna crisis, y los efectos han sido los mismos que se están dando en Grecia, España y todos los paises donde se aplican, más paro, más deuda, más recesión y sobre todo; el dinero de todos para los más ricos.

Las medidas que se deben adoptar son justo las contrarias, socializar en vez de privatizar; para que todo el mundo tenga algo de dinero en el bolsillo que gastar en la tienda, en el bar, o en algún viaje si se tercia. Que yo sepa, nunca ha sido máxima de ningún empresario defender la estabilidad económica de sus trabajadores, sin aumentar sus ingresos.

Sin dinero en el bolsillo, la economía no se mueve, digan lo que digan los gurús de la economía; lo único que se mueve ahora es el dinero de los ciudadanos que va a parar a las manos menos recomendables; va a parar por ejemplo a los bancos, que no lo olvidemos fueron los grandes causantes de este desguisado en el que nos encontramos ahora; bueno, no es del todo cierto, los causantes fueron los políticos que se han dejado financiar por la banca para fines que nada tienen que ver con el bienestar de los ciudadanos, y ahora devuelven el favor; va a parar a las manos de los grandes grupos empresariales que al final son los que mandan en la política, curiosamente sin recibir ningún voto en las urnas. Y lo que es peor ya no es solo nuestro dinero lo que se nos roba, sino nuestros recursos; ¿se imaginan de que podría vivir un agricultor si le quitan sus tierras?, pues imaginen; imaginen, piensen y saquen conclusiones.

Y puestas así las cosas, yo me pregunto:

¿No deberíamos exigir responsabilidades a todos los políticos y sus gabinetes?.

Por supuesto desde el primero al último; haya gobernado hoy o hace 20 años, y que devuelvan hasta el último céntimo; todos viven muy muy, bien; Felipe y Aznar son dos claros ejemplos de lo que digo; retirados de la política, (¿retirados?), pero ingresando ingentes sumas todos los meses en enormes cuentas bancarias; vamos que viven como reyes, y hablando de reyes... bueno mejor será dejar ese tema para otra vez.