RINCÓN POR RINCÓN: LEÓN

RINCÓN POR RINCÓN:  LEÓN
La catedrál y al fondo montes nevados

30 ago. 2012

LA PESCADILLA QUE SE MUERDE LA COLA


LA PESCADILLA QUE SE MUERDE LA COLA


No hace mucho tiempo, pocos eran los que conocían el término “economía neoliberal”, hoy denominada además, “salvaje” y “asesina” por el continuo rastro de sangre y muerte que va dejando por donde pasa, hasta el punto de que ya hay quien piensa en una nueva modalidad de asesinato, por más que cuente con el beneplácito de muchos gobiernos y por más que se trate de un estrangulamiento económico en sus orígenes; aunque al final la cruda realidad nos demuestra que la aplicación de este tipo de políticas, es tan mortífera como el arma más sofisticada del mercado.

Milton Friedman, fue uno de los primeros en experimentar a gran escala, con este tipo de “economía”, primero en América Latina y luego hasta su muerte, allá donde junto con sus colaboradores, fue capaz de “atraer” gobiernos a su “escuela”, comenzando por su propio país y llegando con claridad a golpear como vemos en la actualidad a toda Europa. Pues bien si concluimos que este fulano, es uno de los principales causantes de la crisis, que le respaldaba el gobierno americano, ( amén de otros muchos), que recibió el premio Nobel por sus grandes descubrimientos, y que prácticamente hasta el día de su muerte defendió estas teorías con el apoyo de gran número de políticos ¿Cuántos culpables deberían ser condenados por el sufrimiento y muertes ocasionadas a la humanidad?.

Por mucho que la realidad nos golpea a diario, y nos indica con claridad que el camino “neoliberal” no es el adecuado para la mayoría (la mayoría verdadera); por más que con este “método”, solo se benefician, los grandes conglomerados con directivos de nombre desconocido, mientras el resto perdemos; nuestros cínicos y arrogantes políticos de todo signo, siguen “erre que erre”, aplicando estas políticas cuya finalidad no es otra que exprimir al de abajo hasta dejarle seco y enviar el zumo al de arriba.

La lógica aún con honrosas excepciones funciona; y en este caso se hace patente que por este camino solo se salvarán las principales fortunas del mundo (¿el 0,02% de la humanidad?), cayendo el resto en ese pozo sin fondo que a día de hoy denominamos “crisis”.

El proceso que nos marca la lógica es el siguiente:

Por causa de estas “desmedidas”, el paro aumenta “sin duelo”, los que mantienen su puesto de trabajo ven reducidos sus sueldos “a placer”; los pequeños comercios cierran porque “no hay movimiento”; lo que afecta a otras empresas no tan pequeñas, e incluso grandes que en otro tiempo eran boyantes, pero que ya no podrán importar productos como antes de otros países; los cuales evidentemente a su vez también quedarán afectados por este proceso, lo que les llevará a más paro, más salarios de miseria etc… lo que decíamos, “la pescadilla que se muerde la cola”