RINCÓN POR RINCÓN: LEÓN

RINCÓN POR RINCÓN:  LEÓN
La catedrál y al fondo montes nevados

15 jul. 2015

SATURNO DEVORANDO A SU HIJO





El primer plano de aquél famoso cuadro del hijo devorado por Cronos, (según la mitología para que no le destronaran, cosa que sucedió finalmente) ilustraría muy bien lo que está ocurriendo a día de hoy entre la troika y Grecia, sin olvidar que el resto de países hacen cola y serán objeto de medidas semejantes antes que después.

Llevamos meses asistiendo impasibles al linchamiento de un país que es lo mismo que decir al linchamiento de su población.

Llevamos meses escuchando lo malos que son los griegos, y la cantinela de que hay que pagar la deuda por mucho que haya quedado más que demostrado que el dinero llenó los cofres de la banca y vació los bolsillos de la población (90% deuda privada 10% pública).

Llevamos meses de amenazas y de hacer ver a los ciudadanos europeos que los del eurogrupo, la troika o quienes quiera que sean, se pasan por el forro esa cosa que llaman democracia y actúan con tal saña que ya es evidente para todos que lo único que les excita es el negocio y pisotear al personal.

Tampoco estos nos representan, por mucho que crean tener la sartén por el mango; ya no es un secreto que este simulacro de crisis tenía como objeto salvar a la banca y élites financieras afines y que nadie en su sano juicio les pondría a los mandos de ninguna empresa salvo para venderla a saldo.

Esta vez el golpe no ha sido militar, aunque se le parece mucho, no solo han intentado derrotar al enemigo, sino que como buenos estudiosos del arte de la guerra, buscan rematarlo; dejar el mayor número de heridos posible y que el sufrimiento sea terrible para que nadie olvide; para los neoliberales, los beneficios siempre estarán por delante de las personas.

Es harto difícil descubrir las verdades dentro de tantas mentiras; ahora se habla de claudicación, de derrota, de caída y a tenor de las sonrisas de hiena en algunos eurodiputados al menos ellos piensan que así ha sido.

Tal vez tengan razón, y de ser así los vencidos no serán solo los griegos, sino toda la clase popular europea; no obstante, puede que después del sacrificio lleguen los héroes, y ahora que los pueblos ya saben a qué clase de mafia se enfrentan, ahora que ya sabemos que no van a mover un dedo por nuestra supervivencia y que solo les mueve el criminal negocio, ahora, tal vez ahora estemos más cerca de derrotarles, porque de no ser así, poco aire nos queda por respirar en esta Europa en venta.