RINCÓN POR RINCÓN: LEÓN

RINCÓN POR RINCÓN:  LEÓN
La catedrál y al fondo montes nevados

4 feb. 2016

¡DESCARGUEN!



Fluir, dejarse mecer por el agua del arroyo, no ofrecer resistencia, empaparse hacer amistad, respetar, respirar, relajarse, concentrarse, VIVIR.

Minimizar el esfuerzo mediante la ADAPTACIÓN al lugar y circunstancias del momento; controlar las interferencias físicas y mentales que surjan, (sobre todo las ajenas).

El que se pelea con su cuerpo, con el terreno, las condiciones climatológicas, o con cualquier otra situación dentro o fuera de carrera, siempre lleva las de perder. Hay mantener una conversación fluida y constante consigo mismo a través de todos sus segmentos físicos y síquicos, para mediante el acuerdo buscar las correcciones necesarias y por tanto el equilibrio entre todos ellos para que cada uno intervenga cuando debe. Esa compensación nos permitirá realizar el mínimo gasto posible y con ello conseguir el máximo disfrute. 

Con la práctica ese susurro se realizará automáticamente, como cuando comienzas a dominar una lengua nueva y ya no necesitas realizar mentalmente una traducción previa de lo que vas a decir.

La respiración y la relajación, son medios necesarios, el uno sin el otro no funcionan; cuando nos asustamos, incluso cuando nos amenaza un temor imaginario, el pulso se acelera al igual que la respiración e inmediatamente el cuerpo se tensa perdiendo entonces el control tanto de uno como del otro. La relajación tiene consecuencias beneficiosas alucinantes, que influyen en la parte física. 

Vamos a tratar de explicar esto último: Si tensamos mucho un músculo (por ejemplo una pierna al apoyar en el suelo), se producirá una rigidez, mayor cuanto más grande sea la tensión; la reacción de ese músculo en cuanto al “rebote” será parecida a tirar contra el suelo un palo de madera. Al momento del contacto todos los haces de músculos estarán prácticamente formando una piña con lo que la respuesta en sentido contrario será mínima y descontrolada; si por el contrario ese músculo estuviera lo suficientemente relajado se produciría un efecto muelle en el mejor de los sentidos y la respuesta (principio de acción reacción), sería enorme al tiempo que el desgaste mínimo.

El miedo que no deja de ser una respuesta saludable; cuando nos domina provoca tensión, la respiración se complica y la tirantez se dispara, de modo que mientras por un lado disminuye el aporte de oxígeno tan necesario, esa constante rigidez provoca un cansancio excesivo lo que a su vez dispara el gasto energético.

Mientras  la tensión te aleja poco a poco de tu objetivo, la relajación te permite vivir el momento, el ahora; y sin notarlo, una fuerza invisible te hace visible el camino.

Un corredor jamás debe convertirse en una “olla a presión”; más bien al contrario, debe convertirse en el pájaro que se deja mecer por el viento que le ayuda a llegar antes al punto deseado, disfrutando durante ese viaje del suelo que pisa, del paisaje y sus habitantes hasta el punto de generar un gran sentimiento de afecto con el entorno.

El corredor debe cultivar hasta su dominio la concentración y a través de ella surgirá sin pedirlo la necesaria relajación que le permitirá ser más fuerte al sufrir un menor desgaste al tiempo que más potente al tener su mente alejada de pensamientos que suelen convertirse en distracciones, en obstáculos.

Cuando el corredor está en presente, ya no habrá lugar para pensamientos del tipo “voy a pillar a ese” o “este tío me quiere pasar”; el resto de corredores pasará simplemente a formar parte de la unidad y dejarás de mirarles con temor para observarles con respeto sin importarte su calidad ni la tuya, puesto que habrás descubierto que no son tan diferentes del árbol que acabas de dejar atrás, ni de la nube que tienes sobre tu cabeza.

Dominar la mente no es fácil pero tampoco una tarea imposible; por lo general nos dejamos llevar de nuestro subconsciente y ello nos convierte en sus esclavos, por lo tanto convirtámonos en nuestros dueños y aprendamos a dar las órdenes adecuadas para que sea el subconsciente el que esté a nuestro servicio.