RINCÓN POR RINCÓN: LEÓN

RINCÓN POR RINCÓN:  LEÓN
La catedrál y al fondo montes nevados

31 dic. 2013

PRIMER SANTRAILVESTRE DE LA HISTORIA EN CASTROCONTRIGO

SANTRAILVESTRE DE CASTROCONTRIGO 2013

Hay gente, que si estuviera al timón de esta dolorida España en que vivimos, sería capaz en un tris de ponernos a todos al día en un tras, y luego, a trabajar todos tan ricamente.

Pues ¿no va el Santiago y se nos inventa una San Silvestre en plan nocturno, con alevosía y por medio el monte y con una subida que no hemos visto los de la capital en nuestra vida?.

Que conste que yo a esta he ido de milagro, (bueno, y porque no había que pagar un duro ¡claro!).

El caso es que el Sebas (mi hermano gemelo), que tiene un amigo que se dedica a esto de la leña y que es a su vez amigo de un tal Nistal, del que dice que es muy magín; me apuntó sin contar conmigo, y como estoy pasando unos días con el abuelo, ninguno somos de móvil y en el pueblo solo hay un teléfono en casa de la Sílfides; (que para que les voy a engañar; maldita la hora en que le pusieron ese nombre que por lo visto quiere decir mujer de gran belleza); pues nos cuesta comunicarnos.

Resulta que cuando la Sílfides me avisó, me pilló con lo puesto, y claro ni playeras, ni mis hoko, ni cortavientos ni na de na, y lo que es peor ni barritas, ni geles ni antiinflamatorios, que sin eso a ver quien es el guapo que aguanta un montón de horas trepando y destrepando por ahí. Le di aviso de que sí, pero tenía claro que no iba a hacer nada, salvo el ridículo.

No se si lo he dicho, pero la Sílfides es más fea que Picio, aunque muy simpática y en el pueblo, les deja a todos utilizar el teléfono.

Se lo conté al abuelo, por ver si podríamos cambiar el menú durante esta semana hasta la carrera; pero me dijo que naranjas de la china (bueno, en realidad, me dijo que hostias en vinagre, que que se habrá creído este mocoso, y que qué tonterías nos estaba metiendo en la cabeza la Damiana, que como habrán deducido ya, es mi madre), que aquí se comía lo de todos los días y que a ver que podía ser mejor que un buen cocido para un gran esfuerzo, que las verduras de la huerta no tenían “transénicos” de esos y que la bisabuela había llegado a los 110.

Yo cuando se pone así, cojo las de Villadiego, porque como se caliente mucho, no se que le pasa a la cacha que aunque esté mi hermano, siempre me arrea a mí. Visto lo visto, al final, por fas o por nefás, (que para los poco introducidos en el lenguaje viene de fastos y nefastos, referido a días propicios y no propicios), solo pude entrenar tres días y como la competición era el día 30 ni el 28 ni el 29 pude entrenar, con lo que me llevaban los diablos.

Llegó el día y el mamón de mi hermano, ni zapatillas, ni hoko, ni geles ni barritas ni nada de nada.(Me se olvidó). Yo no se si el abuelo se lo barruntaba, porque me metió un taco de cezina en la bolsa para la carrera, al tiempo que me recordaba que el, con uno más pequeño tiraba de guadaña una mañana entera. (¡Qué!, ¿también os tengo que explicar lo que es una guadaña?; pues hala, al diccionario ¡hombre!).

Comienza la carrera,mi hermanito, me mira con cierta sorna y se pone delante, yo como un cordero en el grupo de atrás disimulando y pegando la hebra con uno que decía que estaba lesionado a lo que yo le dije: “pues anda que yo”.

Cruzamos un puentecin, y aunque no se que me daba, ¡hala!, la cezina pa dentro; a punto estuve de escupirla, porque era casi más grande que mi boca; pero como me había dicho el abuelo, la puse a un lado y por ahí estuvo bailando hasta que se acomodó.

Llegamos a una zona de charquitos y comenzamos a subir como que no quiere la cosa y las frontales bailando a lo lejos como si fueran luciernagas; luego tras una gran curva una especie de falso llano y yo no se que me dio, que se me alegró el cuerpo y comencé a pasar gente sin querer.

Llegó la gran cuesta (la madre que la parió); en mis condiciones, era para acojonarse; pero, oye, tu, como que la cosa no iba conmigo, seguía pasando gente y más gente; hasta que en un despiste me meto en un pequeño lago, que a punto estuve de ahogarme (más del susto que otra cosa). La cuestión es que llegué arriba con un grupo de tres y tras beberme un par de copas de champan seguí camino. Yo no se si fue el champan o la cezina, pero bajaba como un camikaze, y en menos de un kilómetro ya le había echado mano al Sebas (mi hermano gemelo), el pobre hombre, yo creo que se pensaba que estaba viendo visiones; el con sus zapatillas de 130€, su cortavientos capaz de soportar un caudal de agua de no se cuantos litros, sus barritas, sus geles (a saber cuantos enantyum habría metido ya pal coleto); él que había entrenado todos los días y yo con mis pantalones de deporte del cole,las botas de ordeñar del abuelo, y solo tres días de entrenamiento.

Yo, no es por malmeter, pero feliz de la vida, que llegué a la plaza del pueblo como un señor, y Sebas casi veinte minutos después diciendo que si le habían cortado no se que cuerda.


Desde luego, esto de la ropa, la comida, y los entrenamientos ¡no hay dios que lo entienda!.

VILLAVALTER 2013

Un poco tarde, pero como aún no ha terminado el año, creo que aún estemos a tiempo, sobre todo porque alguno está esperando coger alguna foto, de modo que sin más comentarios, a excepción de que hizo un día expléndido para correr y el terreno de juego estaba en perfectas condiciones, pues aquí dejo el material, es decir, las fotoshttp://lacampona.blogspot.com.es/2013/12/vamonos-pa-villavalter.html

¡FELIZ AÑO !

30 dic. 2013

CUENTOS POR NAVIDAD

Dicen que el país va bien, que se han hecho los deberes y que en poco menos de nada habremos salido. Y yo me pregunto: ¿Hacia donde?.

Va a ser verdad eso de que la realidad depende del color del cristal con el que miremos (o algo parecido); porque yo lo que yo veo es que el país marcha, pero hacia atrás, muy atrás, y no hablo de años, sino de siglos.

¿Que deberes pueden hacer estos alumnos que pasaron por la escuela de refilón?. A mi modo de ver, que yo sepa a la población española no le han solucionado nada, y evidentemente, me refiero a la mayoría.

Camino de los siete millones de parados, con las condiciones laborales tan precarias que se diría que estamos en la época de Oliver Twist, no veo yo que estos alumnos se hayan aplicado mucho que digamos. Aunque algo si que han hecho para reducir el gasto; han tomado el camino fácil, han eliminado a los remeros y la barca va a la deriva. Han reducido una parte importante del gasto; pero solo a los que ya lo tenían reducido, es decir que lo que han reducido son los ingresos, sin los cuales evidentemente el gasto no tiene lugar.

Y así estamos, la gente decente, que suele ser la más pobre; ante el dilema más duro que puede vivir un ser humano; es decir, como me las voy a arreglar para dar de comer a mis hijos.

Con todo lo que han “vendido”, y que no me cansaré de decir que ni tan siguiera, una mayoría absoluta les da permiso para vender lo que no es suyo; deberíamos de estar todos nadando en la abundancia. ¿Donde estará, todo ese dinero?.

Yo lo que veo es que “ellos”, no entienden de crisis, pues de un modo u otro cada vez se llenan más los bolsillos. ¡Qué puñetero es el dinero!; con tanta propiedad, tanta cuenta bancaria y la gente pasándolas canutas; no me extraña que tengan miedo, y claro, un golpe de tuerca más y ya estamos en los tiempos de la todo, menos santa, inquisición.

Penalizan todo aquello que pueda salvaguardar sus intereses, y ¡hala!, otra vez en la edad media, donde la protesta por parte de una población hambrienta y necesitada; implicaba una manera u otra pena de muerte. ¿Que diferencia hay entre los diezmos (tributos cuyos beneficiarios eran los reyes y la iglesia principalmente) que recibían los “señores”; y los impuestos y señores actuales, cuando el fin sigue siendo el mismo?. (A saber que unos pocos vivan de muchos muchos).

Penalizamos el aborto, porque cuantos más hambrientos, más barata será la mano de obra; y por si alguno aún guarda algo en la hucha, subimos la luz y el gas. Toca elegir: frío o hambre.

Vamos camino de la miseria moral, física y cultural mejor provocada de todas cuantas hemos conocido a lo largo de la historia, y digan lo que digan; la miseria está aquí ante nuestros ojos; y si no me creen, dejen por un momento de mirarse a sí mismos y observen a su alrededor; vean cuanta gente tan normal como ustedes y yo, rebusca en los cubos de basura con la mayor dignidad posible.¿Serán ustedes los próximos?.


Pero estamos en navidad y no quiero ser aguafiestas; aunque si me lo permiten, tengo una petición especial, quiero hacer un pequeño trueque: Cambiar el día de los reyes magos por el día de Robín Hood; a ver si así mejora el reparto.

17 dic. 2013

BELÉN DE CUMBRES 2013


Este fin de semana, me invitaron a patear un poco por los alrededores de León:

El lugar elegido, el pico, el Fontañán; la excusa, una tradición consistente en montar un belén en una cumbre, a cargo de la casa de Asturias en colaboración con el club Yordas.

No es una trepada de las habituales, porque aquí lo mismo te encuentras un pequeñajo, que un gigante, y estoy hablando de edades, no de estaturas.

Buen ambiente a pesar de que no todos eramos conocidos. Lo primero a colocar las figuritas en el rocoso belén; luego bocata para reponer fuerzas y después un surtido navideño de canciones de la época (a pelo por si acaso la sociedad de autores llega tan alto que no creo).

Afortunadamente nos acompañaban el letrista y el director del coro para que la cosa no fuera a mayores, de modo que todos disfrutaron de lo lindo y todos volvimos a casa con los oídos en perfectas condiciones.

Como buenos montañeros, todo el mundo recogió sus desperdicios, de modo que a la vuelta, la zona quedó como estaba, como podrán demostrar otros que fueron tras nuestros pasos.

Por si la cosa no hubiera quedado clara, antes de marchar para casita, nos agasajaron con unas cuantas cajas de dulces, un poco de mistela y refrescos para los conductores y los peques.

¿Que más se puede pedir?

http://lacampona.blogspot.com.es/2013/12/fontanan-belen-de-cumbres.html

9 dic. 2013

RAQUETADA 2013. POR WAMBA (LEÓN).

RESPETANDO NUESTRAS MONTAÑAS

En ocasiones, a todos nos gustaría ser protagonistas; ¿quien no ha soñado con realizar actos eróicos? ¿Quien no ha imaginado ser el más astuto, el más inteligente, o el más fuerte deseando ser admirado por una persona en concreto?. Seguramente a todos en algún momento de nuestras vidas nos ha sucedido. Otras veces, por el contrario, realiza uno actos voluntarios en los que no se busca nada en concreto, simplemente, se trata de pasar el día en compañía de amigos o conocidos sin ningún fin preciso.

Esta vez, tocaba excursión por la nieve, algunos viejos conocidos, otros recientes y otros, personas amigas de nuestros amigos. Para la excursión se estimaba que tendríamos que utilizar raquetas de nieve, en realidad no nos hubieran hecho falta, porque la nieve estaba dura y se hundía poco, de modo que hubieran bastado unas botas, pero ya puestos, la mayoría nos las calzamos de principio a fin del recorrido.

Durante las horas que suele durar una visita de este tipo a la montaña, se suelen entablar conversaciones de todo tipo, se van haciendo parejas, tríos incluso solitarios, alternando compañero en función del terreno, las circunstancias, incluso de la forma física de cada uno.

Estos recorridos, ayudan a comprender la importancia y el lugar que ocupamos en el mundo. La inmensidad de las montañas nos invita a vernos como elementos insignificantes comparados con el entorno. No somos más bellos, ni más fuertes, ni más generosos, y mucho menos más altos que nuestras montañas, y sin embargo se nos ofrecen para que podamos recuperar una pequeña parte de lo que somos; justo la porción de nosotros mismos que más importancia tiene de cara a la vida.

Por lo general, la mente humana está sujeta por una enorme cuerda fabricada con materiales defectuosos, como pueden ser los prejuicios, algunas herencias recibidas, consignas interesadas y un montón de cosas más que impiden que esta vuele libre; y por eso la mantenemos encerrada en una celda de grandes barrotes. Son muchos los que se liberan de todas estas ataduras, cuando forman parte de grupos como el que hemos formado nosotros en esta “raquetada”; pero por desgracia, cuando se enfrentan de nuevo a la vida diaria, de nuevo la mente es encarcelada.

La naturaleza seguirá su curso con o sin nosotros, y si un día desaparecemos, aunque le lleve su tiempo, renacerá de nuevo; y sin embargo nos ofrece una posibilidad real de convivencia pacífica y fructífera, al tiempo que nos da una lección magistral que podríamos aprender solo con una mirada.

Salvo por la desastrosa actuación del hombre, las montañas seguirán en su sitio por los siglos de los siglos. Debemos aprender a no despreciar lo que la tierra en su conjunto nos ofrece y detener la previsible autodestrucción del hombre por el hombre, que parece no darse cuenta, que sin esos recursos sus posibilidades de existencia desaparecerán.

Me gustaría volver de vez en cuando a recorrer nuestras montañas, pero comprendo que solo será posible en el futuro si aprendemos a respetar la naturaleza; si lo conseguimos, estoy seguro que también nos respetaremos unos a otros y ello se traducirá en un entorno mejor para todos.

En el próximo viaje, cuando la mente se libere, destruid la celda para que de vuelta a casa siga volando en completa libertad; es decir PARA QUE PODÁIS COMPRENDER LAS MÚLTIPLES POSIBILIDADES QUE LA VIDA OS OFRECE.

3 dic. 2013

EL TREN CROSS ALPINO



Que si fueron trescientos cincuenta, que si cuatrocientos, que si más; pues claro que fuimos más; ¿es que a mí no me cuentan?; yo no corría (miento, si que corrí y bien que sudé la camiseta), pero también participé ¿o no?; y no estaba yo solo, pues haciendo fotos éramos unos cuantos y unas cuantas. Pero ¿Y los que estaban controlando los avituallamientos y los chips? ¿Es que esos tampoco cuentan? (que se lo digan a María que peló un frío que para que os voy a contar).

¿En que apartado situamos a los que colocaron las balizas; a los que prepararon las costillas con patatas, las empanadas, las bebidas, el café (no me olvido de la cerveza), las pastas?.

Las mesas no quedaron así de puestas y así de limpias del año pasado, eso seguro, cuando yo llegué ya estaba todo casi a punto, estaban probando megafonía, y dando los últimos retoques al resto.

No olvidemos a los patrocinadores, que los hubo y no cito porque se me terminarían las letras.

Pero ¿como piensan los corredores que le van a quitar el polvo a sus zapatillas si no fuera por toda esta gente que cito y la que me olvido?. ¡Pues eso!.

Si dicen, que digan, pero yo afirmo, que seríamos unos seiscientos y de fijo que me quedo corto.

Pero vamos al grano, que aquí la peña solo se sube al tren si hay dibujos y las letras ni las miran.

¿Que podemos decir de la carrera que no se haya dicho ya?. Magnífico?.. Extraordinario?.. Fuera de lo común?.. Sobresaliente?; poco importa; el día que Santi Nistál sea nombrado doctor “honoris causa” por alguna importante universidad española o extranjera, seguro que saldrán todos los epítetos a relucir. Santi es un tipo humilde, pero hasta al más pintao le gusta que le soben un poco el lomo, que le den coba, que le adulen, vamos, que a todos nos halaga que hablen bien de nosotros.

Pero estábamos aquí para comentar la carrera y a ello vamos...

El conjunto de participantes, parece que cada año se supera, como por arte de “birlibirloque”, supongo que alguien tendrá la culpa, pero, como no soy acusica, no pienso decir ni pío. Lo que si diré, es que entre todos sumaban un montón de títulos, campeonatos, y participaciones en pruebas nacionales e internacionales de primer orden.

A estas alturas ya todos saben que este año el tren se desdobló, de modo que hubo dos viajes a cual más interesante. Al parecer, todo el mundo finalizó satisfecho, tanto con el recorrido, como con la organización; muchos pudieron disfrutar al menos por unos minutos de estar al lado de los “grandes” en esto de la montaña. Los que quisieron se hicieron alguna foto que siempre mola, otros se contentaron con mirar de reojo y alguno ya les habrá puesto en su punto de mira para la próxima.

Como siempre (y esto lo podréis ver en las fotos), a mí lo que más me llama la atención, no es la carrera, que aquí todos corren, sino lo bien que se lo pasa la gente. Ya pueden llevar encima una paliza de muerte, o músculos de gelatina; que en vez de poner cara de sufrimiento, sonríen y sonríen felices de ser protagonistas voluntarios de una gesta que a buen seguro, no olvidarán. Ya me gustaría a mí poder escuchar una selección de recuerdos de algunos de los participantes, ya me gustaría.


A veces sin saber lo que dicen, se les ve por la expresión de sus rostros, que se relamen de gusto por la experiencia vivida durante el viaje en este tren que ya llegó a su destino. Pero seguro que habrá más trenes y sin duda, también muchos viajeros esperando atrapar billete.